HOT YOGA

HOT YOGA

Esta semana queremos hablar de una de las prácticas que más está creciendo y evolucionando hoy en día en el mundo, el conocido como “Hot Yoga”. Este fue creado a partir de técnicas de hatha yoga. En la década de los 70 emigró a Estados Unidos y empezó a impartirse en varios centros de yoga.


La principal característica de este tipo de yoga es la duración de la clase, alrededor de 90 minutos, y que se practica a una temperatura de 40 Cº. Durante la clase, se realizan alrededor de 26 posturas, sacadas de las 84 clásicas del Hatha Yoga, incluyendo dos ejercicios de respiración.


Cada vez más, podemos ver centros especializados con profesores expertos en este tipo de práctica para que se haga de forma correcta y siempre dentro de los parámetros de salud. Mucha gente cuestiona la efectividad y sobretodo las consecuencias que tiene sobre nuestra salud, pero la gente que lo prueba se engancha a esta forma de practicar yoga y se unen a la familia “yogui”.


Sin embargo, es muy recomendable que antes de empezar a practicar este tipo de yoga, que estemos seguro que no tenemos ninguna patología o problema relacionado con el sistema respiratorio o cardiaco para no tener problemas a la hora de aguantar las altas temperaturas y la alta humedad en el ambiente.


Todo el mundo que lo prueba se engancha a esta práctica y a los grandes beneficios que tiene, entre ellos podemos destacar: fortalecimiento de pulmones, mejora la capacidad y eficiencia pulmonar, promueve la relajación mental, reduce los trastornos del sueño y el insomnio, reduce la presión arterial, el estrés y la irritabilidad, lleva sangre fresca y oxigenada a todas y cada una de las células del cuerpo.


Dentro de los beneficios que podemos encontrar en el aspecto físico, podemos destacar la quema de calorías más rápido. Al practicar esta disciplina en altas temperaturas, el calor activa el metabolismo y favorece la sudoración y por lo tanto la quema de grasa, lo que se traducirá, con la práctica constante, en reducir el peso, si además se acompaña con una dieta equilibrada. En una sesión, se pueden quemar alrededor de 500 calorías. Pero, eso, no es lo más interesante. Lo más interesante de todo es que reduce la tendencia a retener líquidos y la tendencia a engordar. Algo por lo que muchas mujeres se preocupan, sobretodo debido a los cambios hormonales. Bien, pues con el Hot Yoga, mejoraremos nuestro aspecto físico y retendremos menos líquidos. 

Además del fortalecimiento de los músculos y las tonificación, se puede destacar la mejora en los dolores de espalda y rodillas, en concreto para las personas que tienen tendencia a sufrir de dolor en estas articulaciones. 


En resumen, podemos decir que uno de sus efectos a largo plazo es el rejuvenecimiento, revitalización, mejora de autoestima y sentimiento hacia uno mismo, así como relajación y perspectiva a la hora de afrontar los problemas que surgen en el día a día. 


El “Hot Yoga” es apto para todos los niveles, o sea, que no te debe dar miedo empezar por temor a no poder seguir la clase. ¡Siempre se empieza por algo!

Las clases se adaptan a cada tipo de persona y su nivel. Lo único que tienes que tener en cuenta es que estés 100% saludable y no tengas problemas respiratorios o cardíacos. Por lo demás, ¡busca tu centro de Hot yoga cuanto antes y súmate al cambio!


Además, nuestros conjuntos Malasana de crop top y pantalones cortos son ideales para la práctica de este yoga en cualquier época del año. Como hemos comentado arriba, debido a la gran sudoración al practicar esta disciplina, cuanta menos ropa mejor, por lo que nuestro conjunto con la mejor calidad, tejido que absorbe el sudor y además sin cubrir mucho el cuerpo, lo hace perfecto para este tipo de disciplina. ¡Descúbrelo en nuestra colección!