ENVÍOS GRATIS EN TODOS LOS PEDIDOS

EL DEPORTE EN AYUNAS

por francisco aguilera en May 24, 2021

EL DEPORTE EN AYUNAS


Realizar deporte en ayunas es uno de los grandes mitos y temas más debatidos en la nutrición deportiva. En este post, vamos a analizar sus beneficios y también si se consideraría eficaz para el objetivo que cada uno tenemos a la hora realizar deporte: hay gente que lo hace por diversión, otra para perder peso, otra se prepara para una prueba deportiva o hay gente que lo hace por salud. Pero antes de comenzar, hay que destacar que si sufres diabetes de tipo 1 o tipo 2, esta práctica no es para tí y por lo tanto debes realizar deporte bajo control sin poner en riesgo tu salud.


Se considera entrenamiento en ayunas el no haber ingerido alimentos en un máximo de 12 horas (normalmente durante la noche), saltarse la primera comida del día y realizar deporte antes de desayunar y por lo tanto, antes de ingerir alimentos. Se considera que a partir de las 12 horas de ayuno, el deporte puede ser perjudicial para el cuerpo. 


Con el entrenamiento en ayunas se pretende forzar al cuerpo a usar las grasas como fuente de energía ya que durante el sueño se produce una disminución de las reservas de glucógeno lo que provocará que el cuerpo eche mano de de otras fuentes de energía para quemarlas. Esa energía que usará es la grasa que se acumula en los tejidos adiposos y de la que existen reservas más que suficientes. 


Según los expertos, lo ideal es que  para quemar más grasa, el ejercicio se realice de forma moderada y prolongada. La razón es que, en la primera parte del entrenamiento se usan los hidratos de carbono y normalmente eso es en los primeros 20-30 minutos de carrera o del entrenamiento y cuando la intensidad es alta, eso es la primera parte del entrenamiento. Con lo cual, hay que tener en cuenta, que prima la resistencia antes que la intensidad. Si el ayuno se realiza en deportes de alta intensidad corremos riesgo de sufrir mareos, fatiga y perder más músculo que grasa.


Una de las consecuencias a largo plazo es que el cuerpo se acostumbre a quemar grasas mejorando así la eficiencia metabólica del cuerpo. Durante un estudio realizado con un grupo de gente que realizaba deporte en ayunas y otro después de ingerir un desayuno de hidratos de carbono, se descubrió que el metabolismo de los primeros era mucho mejor y se quemaban más grasas que la del otro grupo.


En definitiva, lo que hay que tener en cuenta son las condiciones personales, físicas y de salud de cada individuo, el tipo de entrenamiento que se va a realizar y sobre todo qué querríamos conseguir con ese entrenamiento en ayunas. Si se va a realizar por primera vez, es aconsejable practicar un deporte de intensidad moderada y si se sufren mareos o fatiga extrema, parar y recuperarse. Hay que tener en cuenta que el deporte es salud, no un medio para quitarnosla.