LAS POSTURAS DE YOGA QUE AYUDAN A MEJORAR TU SALUD

LAS POSTURAS DE YOGA QUE AYUDAN A MEJORAR TU SALUD


Como hemos visto en post anteriores, el yoga y las posturas que practicamos durante la disciplina tienen muchos beneficios para nuestra salud y para nuestro día a día. En el post de hoy, vamos a explorar las 9 posturas invertidas de yoga que más beneficios tienen para nuestra salud y que además la mejoran.


Primero, vamos a ver qué significado tiene la palabra invertida en el yoga. Postura invertida se refiere a toda aquella postura que se realice donde la cabeza quede por debajo del corazón. Estas porturas invertidas forman parte de una sesión de yoga específica para aprender bien a realizarlas y que no tengamos ningún tipo de problema ya que son un poco más difíciles de llevar a cabo. Hay que tener mucho cuidado a la hora de hacerlas y no conviene hacerlas de forma aislada.


Estas posturas invertidas tienen muchos beneficios para la salud, ya que la sangre nueva y oxigenada llega mejor a la cabeza y al tronco y ayuda a tonificar el músculo cardíaco, mejora la circulación de retorno y ayuda a prevenir las varices en las piernas, algo que a las mujeres les preocupa mucho. Además, activa las glándulas que gobiernan el sistema inmuólgoico, las tiroides y paratiroides así como el sistema linfático que drena los residuos y toxinas del cuerpo. Además, favorece la flexibilidad en la parte inferior del cuerpo, como la espalda y la columna vertebral.


La primera postura que vamos a ver es la Uttanasan. Esta postura se realiza de pie, con una inhalación y exhalación, donde al exhalar se flexiona el tronco hacia delante y se lleva las manos hacia el suelo. El objetivo es que el tronco quede lo más pegado posibe a los muslos. 


La siguiente postura es la postura de prasarita que consiste en separar las piernas, hacer una inhalación y al exhalar se flexiona el tronco hacia delante. Es necesario tensionar un poco los cuádriceps para favorecer la bajada. Se colocan las manos a la altura de los pies y el objetivo es relajar el cuello y los hombros para estirar la espalda lo máximo posible. Se admite la flexión de piernes para que sea más fácil.



La siguiente postura es la postura de Parsvottanasana que consiste en llevar una pierna atrás separándola un poco mientras estamos de pie. El pie de atrás debe estar a unos 45º y se deben dejar las caderas alineadas lo máximo posible. Después de una profunda inhalación y su debida exhalación, se flexiona el tronco hacia delante y se lleva a la pierna delantera. 



Otra de estas posturas invertidas es Adho Mukha Svanasana (postura de la montaña), que como su propio nombre indica consiste en apoyar las manos en el suelo a una distancia considerable y llevar las caderas atrás y arriba. El objetivo es estirar al máximo la espalda y las piernas.



La siguiente postura es Sirsasana (postura sobre la cabeza). Esta es un poco más complicada y debe ser para niveles más avanzados, con lo cual es recomendable empezar pos practicarla con una pareja. Consiste en doblar los brazos cogiedo los codos con las manos para conseguir la distancia deseada. Estira los antebrazos hacia delante y entrecruza los dedos. Debes apoyar la coronilla en el suelo entre las manos y estirar las piernas así como elevar la cadera. Camina con los pies hacia la cabeza hasta que las rodillas se acerquen al pecho, flexiona las rodillas y eleva los pies del suelo. Estira bien la espalda y eleva pocoa  poco las piernas hasta que se puedan estirar por completo. Haz presión con los codos en el suelo y así podrás mantener mejor el equilibrio.




La siguiente postura es la postura sobre los antebrazos que consiste en colocar los antebrazos en el suelo alineando el codo con el hombro y la muñeca con el codo. Hay que mantener las manos activas en el suelo y levantar las rodillas así como caminar para acercar al máximo los pies al cuerpo. Levanta una pierna y date un impulso para poder levantar ambas piernas. 


Nuestra séptima postura es la postura Sarvangasana (postura sobre los hombros). Esta postura se realiza estirado en el suelo, se elevan las piernas y la parte baja de la espalda colocando las manos lo más cerca posible de las escápulas. Hay que intentar que las piernas y el tronco queden en línea vertical y mantener 10 respiraciones durante la postura.





La penúltima postura de la que vamos a hablar es la postura Halasana (el arado) y consiste en que desde la postura anterior hay que llevar las piernas estiradas por detrás de la cabeza y hay que intentar que la espalda se quede perpendicular al suelo. Y si nuestro nivel lo permite hay que entrecruzar los dedos de las manos y estirar los brazos sobre el suelo. 


La novena y última postura es la postura Matsyasana (contra postura de Sarvangasana) que consiste en estirarte en el suelo con las piernas juntas y extendidas colocando las manos bajo los gluteos, clavando los codos para elevar el pecho arriba llevando la cabeza hacia atrás y dejando que descanse sobre el suelo. 




The cookie settings on this website are set to 'allow all cookies' to give you the very best experience. Please click Accept Cookies to continue to use the site.
You have successfully subscribed!
Email already registered.
ico-collapse
0
Recently Viewed
ic-cross-line-top
Top
ic-expand
ic-cross-line-top